Brujería

Brujería

Brujería

La brujería se basa en el hecho de utilizar fuerzas sobrenaturales que nos rodean, que se llegan a comportar como un espíritu en el cual la intención del brujo y el espíritu se funden para perseguir un objetivo, esta brujería o fuerza se consigue por medio de rituales mágicos ya sea magia blanca o negra, estas prácticas tienen relación con las cualidades y defectos de la persona para quien se invoca.

La mayoría de los brujos utilizan la brujería en beneficencia de sus prójimos, ya que la aplicación de la brujería no es útil con familiares ni con personas muy cercanas al brujo que lo practica.

Los brujos tienen la capacidad de inhibir diversos tipos de brujerías o embrujamientos, sin embargo cada embrujamiento tiene diversos grados de dificultad en donde los brujos emplean métodos más sofisticados de magia o brujería para mantener controlado el embrujamiento. El éxito del embrujamiento o desmebrujamiento depende mucho de la experiencia, técnica y habilidad que tenga el brujo invocador.

Es importante tener en cuenta que cada brujería es distinta y por ello para mantenerla alejada o evitar que alguna persona logre algún objetivo que pueda perjudicar a alguien se recomienda tener un amuleto trabajado u obsequiado sin necesidad de pedirlo.

Brujos Calificados